Relaciones a Distancia

Como tener una relación a distancia

Relaciones a distancia

Probablemente tú seas una de esas personas que opinan que las relaciones a distancia son imposibles, que hay demasiados obstáculos que superar y que probablemente todo vaya mal. Pero, ¿realmente es así o pueden funcionar?

Lo primero que tenemos que entender es que existen diferentes tipos de relaciones a distancia, os pondré diferentes ejemplos para que entendáis a que me estoy refiriendo:

  • En algún momento de la relación una de las partes tiene que irse por motivos de trabajo o estudio.
  • Parejas que se han conocido en periodos vacacionales y una vez terminados estos han decidido seguir con la relación
  • Relaciones virtuales, es decir, que se han conocido a través de alguna red social. Puede ser que se conozcan en  persona o no.

Para que una relación a distancia sea lo más llevadera posible y tenga más probabilidades de existo es que se tenga claro el tiempo que va a durar la separación. ¡Vamos! que sepáis que va a ser por tiempo limitado.

Una vez que hayáis decidido que vais a mantener este tipo de relación existen una serie de claves que ayudarán a que funcione y que debemos tener muy en cuenta:

– Tener claro que vuestra relación esta destinada a cambiar y a adaptarse a la nueva situación.
– No te dejes llevar por la tristeza
– Evita pensar todo el tiempo en que no tienes a tu pareja contigo. Dedícate tiempo, socializa, haz cosas que te gustes… Evita ser dependiente emocional de tu pareja.
– Una buena comunicación es super importante. Hablalo todo, poniendo especial atención a las cosas que te preocupan o te molestan. Evitar malentendidos es crucial.
– Confianza. Nunca vas a tener totalmente seguro que lo que te esta diciendo tu pareja es cierto, así que déjate de paranoias y confía como quieres que lo hagan en ti. Nunca debes de olvidar que ambos estáis en la misma situación.
– Todos necesitamos el contacto físico, así que intenta salvar este obstáculo. Puedes echar mano del cibersexo, los mensajitos o foto picantes por ejemplo, solo tienes que echarle un poquito de imaginación.

 

En definitiva, aprende a disfrutar de las cosas buenas de ella, como el fortalecimiento de la confianza o la cantidad de cosas nuevas que aprenderás de tu pareja durante esas largas conversaciones. Con esfuerzo, constancia y ganas todo se puede conseguir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *